CRECIMIENTO PERSONAL

La influencia de los colores.

Que el amarillo da mala suerte sobre el escenario es una superstición. Pero lo que si es cierto es que los colores pueden influir en nuestro estado de ánimo, e incluso aseguran los expertos, en nuestra salud.

¿Sabías que el rojo puede aumentar tu capacidad de rendimiento o que el amarillo alimenta las ganas de vivir? Ah, y si tienes un conflicto recuerda que el rosa, dicen, ayuda a perdonar

Los pensamientos y palabras tienen consecuencias en nosotros y en los que nos rodean. Nadie lo duda. Pero se ha hablado menos del efecto que los colores tienen sobre nuestra mente, y como consecuencia, de nuestra salud. Aunque se empezó a investigar en el siglo XVIII, muchos desconocen que realmente, tener un color preferido a la hora de vestirse o en la decoración del hogar tiene una razón especial: realmente lo elegimos por lo que nos hace sentir. Los colores entran por la vista y producen en nosotros una reacción inmediata inconsciente. Una preferencia o aversión a determinado color nos aporta claves para deducir cierta predisposición de ánimo, una actitud ante la vida o incluso información sobre el bienestar físico. A menudo deseamos intuitivamente un color determinado que nos falta o manifestamos rechazo hacia alguno cuando el cuerpo lo tiene en demasía con el fin de mantener así nuestro equilibrio cromático interno

Según la filosofía de la antigua India, cada color se corresponde con un centro de energía, o chacra, que son los encargados de de preservar nuestras funciones vitales y están relacionados con ciertas glándulas y órganos hasta el punto de influir en su funcionamiento.

Blanco: purificación. Es el color de la pureza, la inocencia y la integridad. Simboliza la plenitud. Drena el cuerpo y pone la piel tersa. Refuerza los procesos de claridad y purificación.

Negro: para desconectar. El negro significa oscuridad, tras un exceso de estímulos sirve para encontrar la paz. No es aconsejable de forma duradera, expresa exigencias de poder.

Rosa: ayuda a perdonar. Inhibe la agresión y apacigua. Representa el afecto, el amor incondicional. Ayuda a tolerar mejor el ruido.

Rojo: eleva el rendimiento. Levanta el ánimo y purifica el cuerpo, regula la digestión y disuelve bloqueos. Eleva el rendimiento pero, en exceso, conduce a la violencia.

Rojo escarlata: afrodisíaco. Tonifica el corazón y estimula los riñones. Eleva la actividad arterial y fortalece la presión sanguínea. A nivel emocional tiene efectos afrodisíacos.

Magenta: contra el agotamiento. Ayuda cuando la gente te causa grandes preocupaciones. Es útil en caso de una extrema debilidad energética o agotamiento.

Violeta: inspiración. Simboliza espiritualidad. Eleva la capacidad de intuición. Ayuda a que ambos hemisferios cerebrales se equilibren.

Azul: para relajarse. Simboliza el inconsciente, el desarrollo espiritual. Ayuda a relajarse física y emocionalmente. Ayuda a vencer el nerviosismo.

Azul índigo: efecto astringente. Apacigua la respiración intranquila. Tiene efecto astringente y actúa de sedante en caso de irritación nerviosa.

Lima: soltar lastre. Ayuda a soltar viejos lastres y a disolver estancamientos. Estimula la actividad cerebral y el sistema digestivo. Favorece el sistema nervioso motor.

Verde: autoestima. Simboliza esperanza y crecimiento personal. Apacigua la vesícula biliar. Ayuda a combatir la impaciencia y fortalece la autoestima.

Amarillo: ganas de vivir . Representa el intelecto, la agilidad mental.Fomenta el interés por el presente.

Naranja: contra la depresión. Ayuda en caso de depresiones y tristeza. Alienta el dinamismo y la actividad. Activa la digestión lenta.

Entrada anterior Entrada siguiente

También te puede gustar

2 Comentario

  • Reply Carmen 21 noviembre, 2016 at 13:03

    Que gran herramienta la cromática de colores tan impresionantes y mágicos que la luz nos aporta, así poder utilizar en cada momento el más necesario para encontrar el equilibrio y el orden en nuestras vidas.
    Un buen articulo Robert , gracias por compartir tu conocimiento y sabiduría.
    Namaste om shanti.

    • Reply Robert de Oliveira 21 noviembre, 2016 at 16:38

      Gracias a ti. Saludos.

    Deja tu opinión

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    A %d blogueros les gusta esto: